La desnutrición celular es un estado de deficiencia micronutricional debido a múltiple causas entre las que destacaría 3:

– La desmineralización de los terrenos de cultivo y el tiempo que le lleva al producto llegar a las tiendas, una vez recolectado, hace que los alimentos no nos aporten los nutrientes necesarios para conseguir un estado óptimo bioquímico y casi seguro corremos el riesgo de estar desnutridos si no tomamos suplementos alimenticios.

-El aumento de la presencia de antinutrientes (sustancias que nos roban nutrientes del organismo) a los que nos enfrentamos cada día, como son los pesticidas, contaminación, conservantes, medicamentos, grasas trans, etc. nos obligan a necesitar más nutrientes de los que podemos ingerir con una alimentación sana.

Y en 3º lugar, el frecuente mal estado de la mucosa y flora intestinal en gran número de personas, que impide una correcta absorción de los nutrientes con las consiguientes alteraciones deficitarias.

Desnutrición celular

En Francia se realizaron 2 estudios para averiguar el estado nutricional de la población. Los estudios se llamaron SU.VI.MAX 1 y 2 . El 1 concluyó que la deficiencia de micronutrientes como vitamina A, vitamina E, hierro, magnesio, zinc, vitamina D y ácidos grasos omega 3 estaba patente en altos porcentajes de población, especialmente en personas que comen comida basura, en mujeres en edad de procrear, en adolescentes, personas mayores, deportistas y personas sometidas a frecuentes dietas.

Posteriormente el SU.VI.MAX 2 se realizó a lo largo de 8 años en un ambicioso estudio en 13.000 ciudadanos y el objetivo era testar el impacto de un aporte de micronutrientes antioxidantes como vitamina C, vitamina E, betacaroteno, zinc y selenio a dosis nutricionales (3-4 veces las CDR) sobre la incidencia de cánceres, enfermedades cardiovasculares isquémicas y sobre la mortalidad. Los resultados fueron muy diferentes entre hombres y mujeres. A las mujeres tan apenas les afectó este aporte de antioxidantes y en cambio en los hombres se observó un gran descenso del cáncer . La explicación: los hombres franceses  tienen mucho menos aporte diario de frutas y verduras en su dieta al compararlos con las mujeres, por tanto se ven mucho más favorecidos con la suplementación micronutricional que ellas.

Otro estudio que se hizo durante 10 años fue el «de los 7 países» en los que se contó con Finlandia, Estados Unidos, Holanda, Italia, Yugoslavia, Grecia (Corfú), Japón y Creta. Se analizó la mortalidad coronaria frente a la mortalidad por todas las causas. Los resultantes fueron aplastantes a favor de Creta. Se escrudriñaron las causas y se comprobó que en la dieta de los humildes cretenses no tenían presencia los embutidos ni quesos y sí la hierba lengua de gato, los caracoles (que también se alimentan con esta hierba), los pescados grasos baratos y el aceite de colza, todos ellos aceites saludables.

A partir de este estudio, el ministerio de la salud de Finlandia hizo promoción del aceite y margarina de colza entre su población y a los 25 años se obtuvieron unos resultados de reducción de la mortalidad cardiovascular, cerebrovascular y por cáncer del 75%.

Estudios que nos debieran hacer reflexionar sobre lo que realmente estamos aportando a nuestro cuerpo con nuestros alimentos.